5 pasos para entrenar a tu perro (O de como acostumbrar a un pueblo a la miseria)

adiestramiento2

Nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía – Simón Bolívar

Cuidar a un perro no es tan complicado como yo pensaba. Que se va a cagar y mear en toda tu casa decían. Que si el tamaño, los olores, el pelo, los juguetes y que más se yo, eran las excusas más usadas para persuadirme de no hacerme de una mascota. Hoy en día, unas cuantas semanas después, Fito hace sus necesidades en su lugar cuando no lo podemos bajar, come a sus horas impuestas y hasta aprendió a sentarse y a dar la pata.

Tener un perro y controlar a un país, para quienes ocupan hoy el gobierno, parecen ser la misma cosa. Ambos son revoltosos, ladran si no se les atiende y pueden llegar a hacer lo que les dé la gana. Un buen entrenamiento es necesario. Si estás pensando en comprarte un perro o en su defecto, convertirte en un dictador autoritario en alguna república bananera de América Latina, esto es para ti.

  1. Hazlos entender a cualquier precio que tú eres el amo y que no pueden morder la mano que les da de comer. Cuando hagan algo que no deben castígalos con severidad y cuando sea lo contrario, recompénsalos. Una simple galleta (o una lavadora, secadora, licuadora) pueden servir para esto. Lo importante es que recuerden que tú eres el amo.
  2. Dele un espacio propio al animal en cuestión. Nada muy grande pero lo suficientemente grande para que no se quiera hacer con el resto de la casa. Póngale sus cuatro pertenencias en ese lugar y hágale creer que ese lugar solo le pertenece a él.
  3. Acostúmbrelo a sus horarios. Sáquelo solo 3 veces al día y con el tiempo, redúzcale la dosis. Haga que su animal se sienta agradecido cada vez que usted lo saca a pasear. Si chilla, ladra o guarimbea, no le permita pasear hasta que calle.
  4. Dele de comer tres veces al día, lo que usted desee darle. Con el tiempo se acostumbraran a eso y no extrañaran lo que antes comían.
  5. Vigile a su perro todo el tiempo. Que él sepa que usted está constantemente vigilándolo en caso de que haga algo que usted no desee. El animal terminará accediendo a sus órdenes quedando por siempre subyugado a su mando. Siempre que el perro no le sirve, no le complazca o este muy viejo o salga muy riesgoso tenerlo en casa, puede ponerlo a dormir… para siempre.

Welcome to the Animal Farm

Zeta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s