Los radicales: La mano que lava la otra

TUPA1

Mejor que combatan las palabras para que así no tengan que combatir las persona –  Karl Popper

Si bien es cierto que los grupos radicales son una pequeña minoría dentro de la oposición/chavismo parece que estos son los que se están robando todo el show. Protagonizan los eventos de mayor relevancia, están en boca de todo el mundo y la mitad del país  a la que cada uno pertenece, los ve como los salvadores de la democracia/patria. El problema más grande es que como han creado una ilusión de necesidad pues aplaudimos las acciones que los nuestros tomen y repudiamos la que los demás cometan a pesar que el resultado pueda llegar a ser igual de nefasto. Ninguno de nosotros entiende que a veces lo que para uno es un terrorista, para otro es un luchador por la libertad.

¿Qué dice la oposición?

¿Cómo es posible que aquellos chavistas que son honestos apoyen los actos criminales del gobierno? ¿Es que acaso no les duele ver como acribillan al pueblo? ¿Están ellos de acuerdo con los grupo paramilitares que salen a amedrentar a quienes pacíficamente manifestamos? Esas preguntas nos las hacemos todos los días quienes vemos en el gobierno de Nicolás Maduro la causa de todos los males y repudiamos la violencia de todo tipo. Para nosotros es difícil aceptar el hecho del uso de la fuerza bruta y desmedida para solucionar nuestros problemas. Somos unos demócratas.

Es inconcebible que el gobierno no haga nada para repudiar los actos violentos de los paramilitares y colectivos armados cometen en nombre de la revolución.

Frase de un opositor cualquiera: No los critiques por trancar la calle

cuando ellos en verdad están luchando para que tú puedas tener un

país mejor.

Y ¿que opina el chavismo?

¿Si la oposición es tan democrática como dice serlo porque nos están restringiendo día a día el derecho al paso? ¿No se dan cuenta que estas cosas pueden terminar causando la muerte de un inocente? El otro día veía como una ex chavista le decía a un manifestante en Altamira “… coño chamo, tengo a mi hijo en la casa con asma, no consigo las medicinas y tú me sigues llenando el apartamento de humo; si para esto preferí votar por la oposición me hubiese quedado con el otro (Maduro). La realidad es que el chavista también está cansado de hacer interminables colas, romperse el lomo en la calle por tres lochas y de que les maten a los hijos pero las guarimbas no son el mejor reflejo de la opción de país que como opositores tantos nos llenamos la boca de tener. Para ellos también es inconcebible que líderes de oposición no hagan un llamado a sus seguidores para acabar con esto.

Frase de un chavista cualquiera: No te quejes de ellos porque por lo

menos ellos están peleando para que nosotros podamos seguir

teniendo patria.

Mientras tanto los radicales

En ese momento los radicales vuelven a hacer de las suyas y aúpan todas y cada una de las movidas de su enemigo. Las aúpan y las aplauden porque les beneficia, porque son la excusa perfecta para seguir haciendo lo que mejor saben hacer; crear caos. Se sienten cómodos entre quemas, barricadas, perdigones, balas y jaurías de motorizados. Es lo único que saben hacer, no tienen el don de la palabra, no creen en el poder del verbo y es su única forma de colaborar a la causa. Lo único es que no se dan cuenta de que nada bien le hacen a cualquiera que sea su causa. Mientras tanto los únicos perjudicados somos los ciudadanos de a pie como tú y yo que tenemos que vivir con el miedo en el cuerpo de que una bala nos alcance, una lacrimógena nos ahogue o una guaya nos degollé camino a nuestras casas.

Creando un precedente peligroso

Lo más preocupante de esto es en primer lugar como estamos desde nuestra trinchera de pensamiento aplaudiendo a estos grupos porque pensamos que son nuestro único medio de defensa contra los ataques del otro grupo de radicales. Lo segundo es que estamos creando el precedente de que a partir de ahora, de resultar vencedor de esta contienda política quien sea que resulte, los grupos radicales van a obtener alto merito por el resultado y las acciones violentas van a quedar en nuestra memoria como la solución mágica a cualquier problema. Es como el padre que como por abofetear al niño se calló, pues ¡Hala! a inflar a coñazos al carajito.

¿Y yo que hago?

Pues tú, quien quiere que seas y a quien quiera que sigas y cual sea el modelo en el que crees pues sigue en la calle, trabaja por un país mejor. Protesta de manera pacífica aquello que te hace padecer, alza tu voz por aquellos que consideras pero sobre todo no intentes convencer a quienes no piensan como tú a punta de coñazo, recuerda siempre que como dijo Karl Popper, “Mejor que combatan las palabras para que así no tengan que combatir las personas”.

Por último recuerda quien es el verdadero enemigo. Recuerda quien es ese que te recorta tus libertades, te hace padecer los males de la hambruna, la escasez y la inseguridad. Ese que se hace llamar gobierno.

Zeta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s