Manifestar para sumar

chavistas y opositores jugando beisbol

 

Los hombres que han cambiado el mundo no lo han conseguido remplazando a los gobernantes, sino siempre agitando a las masas – Napoleón Bonaparte

Después del cierre de Radio Caracas Televisión, en el año 2007, una nueva generación de estudiantes venezolanos decidieron unirse a la lucha política de la Venezuela contemporánea. En búsqueda de la reivindicación de los derechos fundamentales consagrados en la carta magna de la República como la libertad de expresión, la alternabilidad de poder y el derecho a la privacidad, nos avocamos no solo a grandes manifestaciones de calle sino también a mecanismos alternativos para lograr nuestros cometidos.

Subimos a los barrios, panfleteamos en las plazas de la ciudad, en el transporte público y en nuestros edificios. Dimos charlas en asociaciones de vecinos y asistimos a foros para obtener información que pudiera mejorar nuestro mensaje. La protesta consistía en invitar a la sociedad civil a cambiar su pensamiento para que se unieran a nuestra lucha, y no a que se asentara en una trinchera de confort: hacer acto de fuerza.

Cuando entendimos eso, logramos repeler una reforma constitucional que pretendía llevar el control de la vida en sociedad a manos del estado al mejor estilo soviético; pero también hicimos otras cosas que parecían menos importantes para la historia y que hoy tienen el mismo peso para las circunstancias que vivimos: la Ley Sapo. Una ley digna de la Gestapo, la cual buscaba legalizar las escuchas telefónicas no llegó al hemiciclo de la Asamblea Nacional. Fue allí donde quedó demostrado que el trabajo que iba más allá de las protestas y de las trancas para ese momento era imprescindible.

Es por eso que hoy la invitación es a volver a ese modelo que tantos resultados dio en el pasado. No quiero decir con esto que debemos ser una copia calcada del 2007, pero sí debemos tomar todo lo que en ese entonces sirvió para nuestros objetivos. La idea es manifestar para sumar, para atraer, para gustar a quienes hoy no convencemos. Si Capriles hizo algo bueno durante las campañas presidenciales de 2012-2013 fue identificar problemas que sufríamos todos los venezolanos y así atrajo a su bando a más de 900.000 nuevos creyentes a su causa. En ese sentido, debemos dejar de actuar desesperadamente con medidas cortoplacistas para convertirnos en los Don Juanes de la reivindicación social.

Si estamos luchando por tener una mejor calidad de vida, por más abastecimiento en los locales comerciales, ¿por qué no vamos a la cola de un Bicentenario a acompañar a esos venezolanos que silentemente hacen interminables filas para adquirir productos de primera necesidad? O si nuestra causa es luchar contra la inseguridad, ¿qué tan descabellado sería protestar a las afueras de cualquier estación de policía para solicitar un aumento de sueldos? Quedándonos en el eje Baruta-Chacao solo hacemos más lejana nuestra protesta a los sectores que debemos atraer.

Los movimientos líderes invitan, atraen, gustan, seducen y sobre todo inspiran no solo a quienes simpatizan con ellos, sino a quienes no lo hacen. Mientras más rápido comprendamos que la lucha que debemos llevar es social y que ésta no admite diferencias políticas, quizás comencemos a ver resultados. Esperemos que en las próximas semanas seamos capaces de cambiar la dinámica de protesta y entendamos finalmente que la única fórmula existente para ganar es sumar.

Zeta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s