El peso de la ley del mercado (O crónica de Unos Gorditos Ahí)

GOOD-SERVICE-BAD-SERVICE

“Eres lo que haces, no lo que dices hacer”- Carl Jung

Tengo que empezar diciendo que esto no me pasó a mí. Yo solo seré un tercero, un canal, una voz para hacer llegar un mensaje que hace años todos sabemos pero pocos somos capaces de replicar; el servicio en este país es una mierda. Ya sé que estarás pensando esto no es nada nuevo o eso ya lo sabía, lo sé, pero cuan acostumbrados estamos a hacerlo masivo, a contar nuestra experiencia, a evitar el conformismo al cual como consumidores nos hemos acostumbrado. Esta es la historia de alguien que si lo hizo.

A finales del año pasado quien a partir de ahora conoceremos como Gol visitó un nuevo lugar de hamburguesas del este de la ciudad. Unos Gorditos Ahí se estaba posicionando como uno de los lugares de mayor afluencia debido a lo innovador de su propuesta por lo que el personaje en cuestión no dudo en acudir.

Ya en el lugar, lo ubican en su mesa, le traen la carta y le toman la comanda de bebida y comida. La bebida no tardó en llegar pero la comida minuto a minuto se fue haciendo más desear. Un mesonero se le acercó para ofrecerle unos frijoles que no estaban nada en buen estado y luego después de una hora el mismo les informo que en ese momento no contaban con pan, que les podía ofrecer la hamburguesa sola. Tomando en cuenta que lo ofrecido no cumplió las expectativas de Gol, este decidió marcharse, no sin antes tener que pagar por los refrescos que consumió, algo normal en cualquier otra situación pero después de hacer esperar a alguien por media hora para no cumplir con lo esperado, es lo menos recomendable. El enfado de Gol entraba dentro de lo lógico.

A pesar de ser lógico, Gol sabía que cualquier discusión aireada y sin sentido dentro del establecimiento iba a ser fútil y no iba a tener ningún resultado así que decidió hacer lo que cualquier persona crecida en el siglo XXI hubiese hecho; acudir a las redes sociales. Gol quien para saciar sus deseos había ido a un local del mismo ramo en donde si poseían los insumos necesarios para el normal desenvolvimiento de la actividad económica que es vender hamburguesas, subió un foto de su almuerzo, haciendo la siguiente crítica bastante fuerte al lugar donde antes había perdido 2 horas de su día: “Después de esperar 2 horas en @unosgorditosahi para que me dijeran que no tenían pan y de paso cobraran los refrescos que pedimos, terminamos en Juanchis. Pedí una cebolla crujiente para pasar el mal rato y al otro rest ¡ni se molesten en ir!” La queja de Gol también llego a otras redes sociales como Facebook y Twitter como respuesta a la molestia que había pasado y con un mensaje bastante similar al antes señalado. Pues más vale que no.

Los gerentes no contentos con las críticas recibidas, respondieron como solo la firmeza del servidor venezolano lo puede hacer: “Estimado caballero @aquienahorallamamogol le voy a dar GRATIS un par de consejitos… uno: múdese para un país donde no haya escasez (porque si lees un poquito, entre los productos que no se consiguen actualmente en el mercado venezolano, te darás cuenta de que el país entero tiene desabastecimiento de harina) y dos: somos humanos y nos equivocamos, pero seguiremos trabajando para mejorar y prestar un servicio óptimo, con altos y bajos como todo, pero siempre buscando ofrecerles lo mejor… De ñapa y debido a tus comentarios fuera de contexto te informo: El negocio lo YO!!! Estoy aquí todos los días y a los boconcitos como tú que aparte les gusta inventar!!! Los puedo atender persona, espero tu pronta visita” Wow.

Lo peor no es esto, al parecer a la gerencia del local no le pareció suficiente con esto y en respuesta a otro comentario estos decidieron llamar “ese 2% que no está conforme con el servicio”  a aquellos que no han quedado satisfecho con el servicio, dejando entrever que para ellos eran una minoría insignificante que prácticamente no contaba.

El problema no es que se queden sin pan, ni que tus subproductos como el chili apesten. El problema visto desde afuera no es que te informen que te quedaste sin pan dos horas después de tomar asiento en el local. El problema es que aunque esto te pase, lo cual es normal en un país como Venezuela, tu respuesta ante la crisis sea tan burda y simple.

Si te vanaglorias de tu producto y su calidad innovadora hay 3 cosas que deberías tener claro. La primera: El cliente siempre tiene la razón, punto y final. Es más después de que el cliente espero 120 minutos y no va a salir satisfecho el cliente es Dios. La segunda: Tu no canalizas tus denuncias respondiendo personalmente las críticas en rede sociales, usted se disculpa y luego resuelve. La tercera y más importante, por más pequeña e ínfima que tu clientela insatisfecha sea, tu no la llamas “minoría insignificante”. Las minorías insignificantes cuentan y crecen más rápido de lo que crees.  Las minorías insignificantes no son sobornables como INDEPABIS o cualquier aparato regulatorio del gobierno. Estas minorías no conocen otras leyes que las leyes del mercado.

En estas minorías lamentablemente todavía son minorías las denuncias y reclamos a bajezas empresariales, a malos servicios, a quedarnos constantemente insatisfechos por tratar de entender un país en donde cada día las cosas están más difíciles. A esas minorías que se sienten desprotegidas por un aparato legal, aplastadas y humilladas por el empresario y que no encuentra un igual en clientes conformistas y regalados les digo, denuncien, griten y pataleen si es necesario, en este mundo siempre habrá un pendejo como yo tratando de hacerles eco.

Y que a ellos les caiga todo el peso de la ley… del mercado.

Zeta

Unos Gorditos Ahí cerro hasta el 15 de enero por “vacaciones”. Esperamos su pronto regreso pero sobretodo su imperante mejora.

Anuncios

2 pensamientos en “El peso de la ley del mercado (O crónica de Unos Gorditos Ahí)

  1. me gusta, pero tienes que relajar la escritura.
    pareces un maestro iletrado de 2do grado tratando de verte inteligente.
    usa menos redundancias y palabrotas, se mas fresco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s