El Venezolanismo

Creo que para entender de manera más acertada el proceso evolutivo del pensamiento ideológico-político democrático venezolano –que para fines de esta lectura únicamente llamaremos Venezolanismo-  debemos hacer una clara distinción a cuáles fueron los procesos históricos que más lo influenciaron, de qué manera lo hicieron y cómo se interrelacionan entre sí para dar vida al fenómeno de estudio.

Estoy convencido de que podemos llamar al siglo XIX el siglo largo ya que está comprendido desde el inicio de la Revolución Americana en 1763 hasta el comienzo de la gran guerra en 1914. Es el siglo de las revoluciones, del liberalismo, del fin del absolutismo. Es el siglo de la libertad, los Washington y los Bolívar. No es hasta este siglo que el Venezolanismo empieza a tomar forma y sentido. Podemos decir entonces que es el primer capítulo de esta larga historia.

Las causas de las revoluciones son muy similares en la mayoría de los casos. Se buscaba darle paso al establecimiento de un gobierno de corte más liberal y que respondiese a las necesidades de una población que poco se asemeja a la de la metrópolis, sobre todo en lo económico.

En lo jurídico podemos decir que ya en la constitución de 1811 se veía reflejado el espíritu liberal con el que se había caracterizado en sus inicios la revolución francesa pero sobre todo podemos ver un acercamiento al pensamiento estructural federalista que había sido creado por los Estados Unidos. Cada provincia tenía una gran autonomía e inclusive cada una promulgó su propia constitución. Somos herederos del constitucionalismo liberal europeo. En lo social creo que cometimos el mismo error de los franceses, al no tener instituciones suficientemente sólidas y de tradición liberal que soportaran el alud que la independencia representaba en lo estructural.

A partir de este momento comenzó un largo andar en la consecución de libertades y derechos sobre todo en lo político. Durante el siglo XIX el Venezolanismo comenzó con un proceso de liberalización ideológica que tuvo en la constitución de 1864  su punto más álgido.

Aunque en el papel teníamos una constitución de corte bastante liberal, Venezuela sufría un grave atraso en cuanto a desarrollo. Nuestra economía seguía dependiendo del mismo cacao, del mismo café y de las mismas aduanas de las que había dependido hacía un siglo. Gracias a que las formas de producción eran  la tierra que estaba en manos de unos pocos y los puertos que estaban en manos  de gobiernos que además eran de corte autocrático, empezamos a ver con buenos ojos, los movimientos de reivindicación laboral que se estaba dando más allá de los Urales. La revolución rusa fue a las relaciones laborales y de producción en el Venezolanismo lo que la francesa había sido a las instituciones públicas y las formas de gobierno. El plan de Barranquilla es un claro ejemplo de esto.

Mientras las potencias de  un mundo ya modernizado entraban en conflicto entre sí por la supremacía territorial y de recursos naturales, en Venezuela dábamos un primer paso hacia la modernidad. Gobiernos militares empezaron a integrar más a la sociedad civil en el quehacer político nacional y con ellos, desempolvamos un viejo concepto que desde la concepción de nuestra Venezuela y su Venezolanismo había estado criogenizado; el de ciudadanos.

Fue un golpe cívico-militar-cívico el que llevó a cabo la destitución del presidente Angarita en el 45, fue un civil, Gallegos, el que se puso al frente del nuevo gobierno y aunque el Perez-Jimenizmo lo puso en jaque, el carácter de ciudadano volvió a imponerse para así dar paso a los 40 años más prósperos de la historia de nuestro país. Las causas sin duda fueron variadas pero el espíritu de la libertad ciudadana establecido por Roosevelt en la carta del atlántico y en su teoría de las 4 libertades hizo que ese pensamiento Marxista que había estado tan vigente en el Plan de Barranquilla, evolucionase hacia uno más moderado y sin duda más efectivo en donde el ciudadano estuviese en el centro de lo que para fines de este ensayo llamamos Venezolanismo.

Desde Caracas, la ciudad de la furia

Zeta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s