Fábula de un país llamado Venezuela

Muchas veces me he preguntado como haré el día de mañana cuando tenga hijos, de ser así posible, para explicarles lo complejos últimos 15 años en Venezuela. Tantas preguntas, pocas respuestas y todas tan complicadas, nos llevaran a reinventar los hechos que nos toco vivir, todavía no se si de una manera más o menos formal. El país en el que se habrá criado su padre habrá sido tan peculiar y complejo que tendremos que inventarnos maneras originales de contar la historia de cómo crecimos. Es mejor entonces irnos preparando desde ahora para que el día que nos toque, no nos agarren fuera de base. Cuando mi hijo me pregunté sobre el país donde crecí le echare la que hoy titulo, fábula de un país llamado Venezuela.

Hace no tanto tiempo en un tierra de vastos recursos, bellezas naturales inigualables y mujeres hermosas como ninguna, yacía un pueblo amable, cándido pero a su vez ingenuo. Dentro de todo era un pueblo feliz. Lamentablemente eso de que la ignorancia es la mayor fuente de felicidad no está muy lejos de ser verdad.

Para ese entonces en el pueblo existía un rey llamado democracia. Democracia había estado por largo tiempo en el poder y había dado muchos beneficios a su gente. Les dio educación, fomento la economía pero sobre todo les dio a libertad. Libertad era un ser místico que yacía en lo mas profundo de nuestro universo y que hacía ya bastante tiempo, los padres de democracia se habían encargado de encontrar.

Libertad hacia entonces a los habitantes del pueblo libres. Libres de hacer, creer y decir lo que ellos quisieran, inclusive si al democracia no le gustaba. Tan libres que cada cierto tiempo podían asistir a renovar su confianza en él. Todos eran tratados por igual.

Un buen día el pueblo ya cansado de democracia decide que ya el no debía seguir al poder y que un nuevo rey debía regir al pueblo. Un militar encantador bastante conocido para ese entonces y amado por el pueblo fue entonces el designado para servir al pueblo como mandatario. Tu abuela nunca estuvo de acuerdo con él, pero como democracia tenía que respetar a libertad, se hizo lo que el pueblo quiso.

Y así empezó. Al principio, las intensiones de este militar no eran malas y empezó a llenar algunos vacios que democracia no había llenado y el pueblo se fue contentando mas con el. Pero no solo de buenas intensiones vive la gente hijo mío y a diferencia del rey democracia, este otro no respeto lo más importante que tenía el pueblo; libertad.

El encantador se apodero entonces del la herrería del herrero, la panadería del panadero y la cervecería del cervecero. Cerro la imprenta del pueblo y dejo que sus otros amigos  manejaran los recursos que pertenecían al pueblo. Aniquilo el consejo de ancianos, cambió los mandamientos del pueblo y hasta  exilió al bufón.

Los hijos mayores de democracia por más que así lo quisieron nunca pudieron hacer frente al poder del encantador, unos por falta de recursos, otros por ineficiencia. Se peleaban entre ellos porque no llegaban a un acuerdo de quien debía ocupar el cargo de su padre, el otrora mandatario.

Un buen día los nietos de democracia, que tanto habían oído hablar de libertad pero nunca habían llegado a conocerla, decidieron hacerle frente al encantador. Se reunieron todos en la plaza del pueblo y empezaron a gritar y a gritar a ver si eso lograba algún efecto. La cosa estaba funcionando pero cuando estaban más cerca de su objetivo, fueron reprimidos por las fuerzas del encantador. Siguieron gritando cada vez más fuerte y cada vez más dura era la reprimenda del encantador hasta que poco a poco fueron dejando de gritar y solo quedaron unos pocos.

Un día el encantador enfermo muy grave y lo escondieron en una isla no muy lejana. La gente no sabía que pasaba con encantador. Unos lo aclamaban, otros lo aborrecían pero el punto es que nadie sabía lo que pasaba. Entonces hijo mío en el año 2013 de nuestra era_______________________________________________________________________.

Para que esta fábula puede llegar a un final feliz no depende de mas nadie sino de nosotros y así dentro de 20 años podremos contarle a nuestros hijos la fabula de un país llamado Venezuela, el país mas prospero del mundo.

Colorín colorado, esta historia no ha acabado.

Zeta

@zetaontherocks1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s