Recomendaciones por si nos llega el fin del mundo

No sé si se habían dado cuenta pero en 26 días, se acaba el mundo. 5000 años de literatura,  arquitectura, teatro y demás artes se van a ir a la mierda porque unos indígenas del coño hace ya unos cuantos años así lo predijeron. Qué ganas de joder. Si alguno de ustedes sobrevive, traten de encontrar los restos de este blog y basar la nueva civilización en él, probablemente así construyan un mundo mejor, o no.

Creo que independientemente de la edad que tengamos, la mayoría de nosotros tiene muchísimas cosas por hacer, por decir y hasta por comer. Siempre pusimos por delante lo urgente a lo necesario. Creo, entonces,  que estos próximos 26 días son una gran oportunidad para hacer lo contrario.

Lo primero que debemos hacer es pedir perdón. No voy a entrar en el tema moral-religioso-filosófico, pero creo que como grandes cabrones que somos, hemos llegado a cometer una que otra cabronada por la que no nos hemos arrepentido todavía. Personalmente, pido disculpas públicas  por las que yo pudiese haber llegado a cometer y a quienes haya llegado a ofender. Mea culpa. También hay que saber perdonar, dicen que es malo para la salud morirse llenos de rencores…

Vayamos y declarémosle nuestro amor a la persona que siempre hemos querido en secreto, o por lo menos echémosle una buena agarrada de culo. Total, en 26 días ninguno de los serán lo que son ahora y un beso bien robado a tiempo puede cambiar el curso de la humanidad.

26 días pueden dar para muchas cosas. En 26 días se han librado batallas que han cambiado la historia, se han creado héroes y villanos, nace y muere mucha gente. 26 días bien aprovechados son mejor que una vida entera de aburrimiento.

Mes amis, volvamos a leer nuestras novelas favorita, caminemos por las calles de nuestras ciudades, montemos bicicleta, comamos bichos y tréboles, juguemos a las escondidas, pintemos las paredes con pintadedo,  llenemos nuestros zapatos de lodo, cortemos nuestras corbatas, hablemos pendejadas, rumbeemos hasta el amanecer, hagamos el reto suas, bañémonos desnudos en el mar.

En los próximos 26 días voy a cambiar toda la música de mi ipod, usaré esa ropa que nunca me puse y saldré a los lugares que nunca conocí. Conversare con gente que nunca conversé. Sembrare un árbol, porque así tenga corta esperanza de vida, nuestros últimos 26 días como raza humana así lo merecen.

Durante los próximos 26 días seré quien siempre quise ser. Esperaré felizmente a que un meteorito o la expansión de un agujero negro acabe con el resultado de más de 5000 años de evolución y así trataré de dejar este mundo en mejores condiciones del que lo encontré. Si al final del día toda esta verborrea maya resulta ser mentira, no importa; porque si todos nosotros vivimos los próximos 26 días de esta manera, habremos entonces logrado lo que nos predijeron,  una transformación total de nuestra muy cabrona y querida especie humana.

Espero nos tomemos un roncito en 27 días, invita la casa.

Zeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s