El sur también existe

Esta no es una carta de amor. Tampoco un mensaje antimperialista ni mucho menos una nota de despedida. Es solo un conjunto de palabras sobre una cantidad equis de personas (cuidado y no demasiadas), a las que nos toco (sobre)vivir en un momento y en un lugar determinado, nada mas. De todas, lo bueno de las palabras, es que siempre se pueden convertir en algo más.

El sur también existe decía Benedetti; y es verdad. Existe para todos menos para nosotros. Nos hemos metido la idea en la cabeza de que la causa de nuestras 10 plagas se encuentra fuera de nuestras 4 paredes. Eso que si Colon llego a nuestras costas lleno de vagabundos y pordioseros, que si Adam Smith y su capitalismo, que si McDonalds y que si Directv. Como dice una valla bien grande frente a Plaza Venezuela, Dios perdona, pero la ignorancia no.

Estaba hace unos días en el metro de Caracas, tramo Altamira-Antimano, cuando un señor con un acento español bien marcado  comenzaba una conversa conmigo. Debo admitir que siempre preferí hablar con las personas mayores, son mejores oyentes y sin ninguna duda mejores hablantes. Cuando la conversación llegaba a Cantabria, un individuo, bastante maleducado por cierto, le achacaba la culpa a los ancestros de mi nuevo amigo sobre cosas como la masacre de nuestros indígenas, el saqueo de nuestra tierra y el robo de nuestros dioses,  la misma patraña de siempre.

Comenzaron entonces los vítores para con la revolución, el presidente, la arepa y el salto Ángel (como si eso lo hubiésemos construido nosotros). Después de toda la verborrea de este individuo mi querido amigo cuyo nombre no puedo recordar, lo llamo y le dijo en perfecto castellano lo siguiente, “disculpa compañero pero creo que te estas equivocando, de los que estas son de tus antepasados, que vinieron a América, los míos de quedaron en Europa”. Buenos días, buenas tardes y buenas noches, apaguen las luces que ese juego no dio para más.

Me aburren los quejones, son un purgante natural de primera calidad. Necesitamos soluciones a nuestros problemas, pero nuestras soluciones. Que nos estudiemos, que nos saquemos la raíz cuadrada, nos elevemos a la enésima potencia. Ojala Latinoamérica pudiese ir al psicólogo para que se diera cuenta que solo cuando nos reconocemos en el reflejo de nuestros problemas, podemos subir al siguiente nivel.

Quiero de vuelta a mis Rómulo, mis Cortázar, mi UNAM y mis mochileos a Machu Pichu.  Mis Latinoamericanos universales. Mis café con leche, mis mezcladitos. Aquellos que piensan para afuera para hacer para adentro, basta de pensar adentro solo para hacer afuera.

Aquí el desorden es parte de nuestra belleza pero nada nos cuesta recoger aunque sea las medias y ponerlas en la ropa sucia.

América es, la tierra donde la gente encuentra lo que había perdido pero ¿Qué pasa cuando es América lo que se nos perdió? Simón Bolívar una vez dijo que el que sirve a una revolución ara en el mar. Entonces aprovechemos la oportunidad y quitémosle la “R” y sirvamos a la evolución. El sur también existe, lo que pasa es que no sabemos donde está.

Cuidense y no se me mueran carajo.

Zeta

PD: Háganme un favor y sigan a la página en twitter en @Zetaontherocks1. Los quiero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s