Sweet Summer part 2 – Le fin

Go, set, ready. Acabó el verano. Ese tan ansiado tiempo en el que un grupo de masoquistas metió un par de materias en la universidad para adelantar, mientras que la gran mayoría vivió una borragínea de “sex, drugs and reggaetón” de final pronto a ser divagado. Terminó el verano y con él, el cuidado intensivo del pasaporte, el cálculo de precios a dólar oficial y paralelo, las llamadas por Skype a mamá y la compra de souvenirs. Terminó el momento de recolectar de cuentos y llegó el momento de hacerlos leyenda. Quien no tenga cuentos de su verano el lunes en la Metro, ni corona, ni lo invitan a matrimonios.

Ya conocimos otras mismas culturas, ya probamos McCombos de curry en India y birras blancas en Alemania. Ya vimos por primera vez la nieve y por quincuagésima vez el mar (aunque nos haya impresionado más que la primera vez porque nada como las playas de Miami).

Preparen sus sentidos para que la verdad sea dicha, estos son los cuentos del verano como nunca antes pensaste verlos en “Sweet summer part 2 – Le fin”

En la entrega pasada (Sweet summer part 1) hablamos un poco sobre las experiencias turísticas en Miami, NYC y El Caribe. La expectativa no difirió mucho de la realidad salvo por una que otra foto de un famoso rodeado de 5 o 6 gorilas a los que él llama guardaespaldas. De resto todo fluyó con absoluta normalidad.

A pesar de que EEUU es el más común de todos los destinos de veraneo, sin duda los eurotrips son la fuente más grande de cuentos post verano. Desde la caída del muro de Berlín, Europa tiene un nuevo atractivo que ofrecer: catiras de 3er mundo. Croatas, Búlgaras, Ucranianas y demás forman parte de la nueva razón para viajar al viejo continente. Mujeres de lengua larga, falda corta y tan crédulas como un león marino, hacen de ellas el atractivo número 1 de Europa. También el lugar con más ETS de todo el planeta.

Otros atractivos que nos puede ofrecer Europa son drogas sónicas en Ibiza, libertad para ser marihuaneros en Ámsterdam y licores de más de 60 grados en Alemania. En Europa somos lo que verdaderamente nuestros padres no quisieron que fuéramos porque sabían lo divertido que era.

En Europa las palabras “Tren de alta velocidad”, “Picnic” y “Museo” cobran un valor material, sobre todo para nosotros los venezolanos.

Nuestros eurotrips van a pasar por un sinfín de lugares del vasto continente siempre con la excepción de Portugal. No sé porqué pero creo que nunca nadie lo sabrá.

Otro lugar de veraneo que se popularizó recientemente fue Argentina. Un lugar con nuestros mismos problemas, mismas costumbres pero con mejor carne -definitivamente mejor vino- y un acento al parecer más “bonito”. Y con nieve. Porque nadie viaja a Argentina solo a conocer Bs As, si no bajamos a Bariloche, es como si hubiésemos ido al centro de Caracas.

Las argentinas son también una buena excusa para bajar al cono sur. Recomendaciones, llevar que jode alkazetzer y ron. La carne da acides y el fernet asco.

El verano terminó, mes amis. Nuestras expectativas y metas fueron o no alcanzadas, nuestros cupos Cadivi probablemente exprimidos y la lista de amigos en Facebook expandida. Boten las maletas (recuerden que venezolano que se respeta no repite maletas 2 años seguidos) saquen su ropa nueva, métanse en ella y vuelvan a ser quienes solían ser, El lunes volvemos a ser quienes solíamos, solo que con cuentos diferentes.

Como diría mi pana Abeja, vacilón perros! Nos vemos por ahí.

Zeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s