Lecciones Olimpicas

Últimamente he tenido mucho tiempo para pensar. Demasiado diría yo. Y es que cuando te vas a la playa con tus 2 abuelas y tus 2 papas eso es lo que tienes, tiempo para pensar. Debo confesar que llegue a 2 conclusiones. La primera es que tengo el pelo demasiado largo y debería ir pronto a donde mi barbero “El maracucho” (Los hombres tenemos barberos y no peluqueros) a echarme una cortada y la segunda es que creo que poca gente le da la importancia que merece a los Juegos Olímpicos (JJOO) prontos a empezar.

Se dice que en el año sopotocientos A.C. unos tales griegos, en una tal Atenas y en conmemoración a un tal Zeus, celebraron los primeros JJOO de la historia. Poco tienen que ver  a como los conocemos en la actualidad. Poco también tiene que ver la modalidad actual de los JJOO con este post. Ni sus medallas, su decatlón y sus Michael Phelps y Usain Bolt. Tampoco tiene que ver con sus leyendas. Tiene que ver con lo que significa ser olímpico en verdad. Abanderado.  Con su villa y su diversidad. En fin, con el Espíritu Olímpico.

Creo  que el primer punto a resaltar es su nombre como tal, JUEGOS Olímpicos. Y hago énfasis en la palabra juegos no por la inocencia ni la falta de garra, no. La recalco porque lo que establece el común es que el juego debería ser lo mas sano y honesto posible. Y es así. El Olimpismo no da paso para  amaños, ni a trampas ni a chapuzas. Es el deporte por el deporte; o  por lo menos así lo trata de hacer ver el Comité Olímpico Internacional el cual posee record de imbatibilidad en poner a más de 15.000 atletas para pruebas antidoping. Se valora la meritocracia y el trabajo bien hecho, Lo cual nos lleva al segundo punto.

Los JJOO realmente valoran la meritocracia, al mejor (Que en la mayoría de los casos no es ni el más alto ni el más fuerte). Es el valor al trabajo arduo, a la constancia y a la dedicación. El pana del palo de escoba (Jabalina) y la del frisbee (Disco) llevan toda su vida practicando, buscando ese centímetro más, ese poquito que marca la diferencia. El deporte olímpico es por consiguiente también perfección, o por lo menos la búsqueda de ella. Una perfección que no se basa en ser el mejor, ni en tener una medalla de Oro ni en romper todos los records. Es el perfeccionamiento personal, ese que nos hace acostarnos por las noches y saber que dimos el 100% y que no nos queda nada por dentro. Es mirarse al espejo y ver a un ganador.

Yo creo que en las olimpiadas todos son ganadores. No conozco otra competencia en la cual quedar 3ro o 2do de tanta satisfacción. Y es que no lo haces por ti. Creo que cuando pisas la villa olímpica por primera vez dejas de usar el nombre que tus padres te dieron y empiezas a ser el lugar donde tus padres te concibieron y te criaron. Eres una bandera, la ilusión de todo un país,  y es que estoy seguro que hasta en Nepal (que es la delegación mas pequeña de los JJOO) se sienten orgullosos de ver competir a sus compatriotas en cualquier competencia así lleguen al ultimo.

Por ultimo pero no menos importante creo que como dijo John Williams “The Olympics are a wonderful metaphor for world cooperation, the kind of international competition that’s wholesome and healthy, an interplay between countries that represents the best in all of us.” Si el mundo se pareciera mas a la villa olímpica estoy seguro que seria un mejor lugar. Pero ya llegara el día en que los políticos se dediquen a hacer deporte y los olímpicos a dirigir el mundo.  Perderíamos una gran competición pero ganaríamos un mejor lugar para vivir.

Esto y mucho más representan para mí los JJOO. Creo que por lo menos en mi país a sido un poco infravalorado y de esta manera quiero darle su justo reconocimiento aunque de todas, el aplauso va por dentro. Son 69 atletas Venezolanos los que dejaron a un lado sus nombres para cargar el de todos nosotros, es decir, que si dividimos los casi 29 millones que somos entre cada uno de ellos es igual a 420290 Venezolanos por atleta. Creo que esto ya es motivo suficiente para estar orgulloso de ellos. Si se traen una medalla seré feliz, pero sino también porque como dijo Pierre de Coubertin (primer responsible de los JJOO en 1894) “The most important thing in the Olympic Games is not winning but taking part; the essential thing in life is not conquering but fighting well.”

Desde un lugar de Caracas de cuyo nombre no quiero acordarme, le desea mucha suerte.

Zeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s