Va por mi viejo

Nací un 14 de septiembre del año 89, en el Hospital de Clínicas Caracas. Mi mamá, Hellbis, caraqueña de pura cepa lo hizo en las mismas condiciones solo que 35 años y 3 días antes. El caso de mi viejo es muy diferente. Mi papa nació en un pueblito llamado Amorín, en la provincia Gallega de Pontevedra. Con solo 3 años emigra a Venezuela como muchos otros españoles a causa de la guerra  civil. Créanme cuando les digo que es, de esta casa, el que más quiere y siente este país. Se siente mas venezolano que nadie, su cena favorita es una arepa o una cachapa y la única vez que lo vi llorar fue con el deslave de Vargas en el año 99.

Pero eso no lo hace olvidarse de sus raíces. Cuando puede, disfruta de un buen cocido y una buena copa de vino. Por su puesto también disfruta de ver jugar a la selección española de futbol. Y vienen entonces mis preguntas, ¿Por qué a quienes nos llaman “pasteleros” no nos dejan disfrutar de la felicidad de nuestros padres/madres/abuelos? ¿Dónde esta el pecado en eso? Si mi papa disfruta de mi alegría cuando gana Venezuela ¿Por qué yo no puedo disfrutar de la suya cuando gana España?

Los vi caer en el 98 en fase de grupos. En la Euro del 2000 vi a Raúl, mi jugador preferido de aquel entonces, pegar en el travesaño el gol definitivo. En Corea/Japón vi una de las injusticias mas grandes en una cancha de futbol, mejor omitámoslo y pare de contar. Pare de contar hasta el 2008. Aquel verano del 2008 cuando por primera vez los vi levantar un trofeo internacional. Por primera vez yo y también mi papá ya que en el 64 la televisión no pasaba la Eurocopa en Venezuela, y con solo 10 años lo tuvo que escuchar por radio.

2 años mas tarde, la historia fue la misma pero versión 2.0 cuando bajo el techo del SoccerCity y con gol “in extremis” de Andrés Iniesta, Casillas levanto la primera copa del mundo para la selección. Fue la coronación de una “época dorada” del futbol español.

Y ayer. Ayer cuando ya uno pensaba que no se podía ganar mas nada, que todo estaba visto, van y nos regalan esta exhibición de buen futbol. Y es que es eso, buen futbol. Yo creo que no solo los que son españoles, o hijos, o nietos de españoles deberían disfrutar del triunfo de España. Lo deberían de querer celebrar todos porque es la consolidación de una propuesta futbolística de calidad, diferente y vistosa. Ahora el “pare de contar” es otro. De victoria y no de derrotas. A aquellos que no les guste pues muchísimo respeto y  éxito, de todo corazón.

Me siento amigos míos tan español como mi padre venezolano. Quiero tanto a la roja como mi padre a la vinotinto y vemos todos los juegos juntos excepto aquel que enfrenta al de nuestros países natales. Estoy seguro que con la primera asistencia de nuestra vinotinto a una copa del mundo mi papá va a escribir un artículo explicando que a pesar de que el sea español, su esposa e hijos son venezolanos y excusar el hecho de que disfrute con las victorias de nuestro equipo. Por ahora les pido que a todos aquellos que somos descendientes de españoles, nos dejen disfrutar de esto tan bonito que le esta pasando a nuestros familiares. Al final recuerden que uno no sabe lo que nos van a durar (Las victorias y los familiares)

De todo corazón (lo digo muy enserio) MUCHISIMAS GRACIAS.

Zeta

Anuncios

Un pensamiento en “Va por mi viejo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s